Artículos

“Pasiones que envician y vicios que apasionan”

Vicios son todas aquellas acciones que puedan referirse a faltas, defectos, comportamientos o tan sólo a un mal hábito. Algunos sinónimos de este término son: falta, depravación, exceso, mala costumbre, afición y desviación.

Por el contrario la Pasión es la ebullición del fervor; la esencia desatada, el torrente de sensaciones que apabullan la sangre, es fuego, es magia; son volcanes a cualquier hora, inventados bajo cualquier circunstancia y acallan a las excusas.

Estos dos términos se levantan como antagónicos, sin embargo en su esencia y profundidad, a nuestro criterio, los separa una línea muy delgada, la cual normalmente la mayoría no sabemos identificar para evitar cruzarla.

La pasión es un término usualmente considerado positivo, hermoso, de características nobles, sin embargo la obsesión desmedida hacia determinadas pasiones, las pueden convertir peligrosamente en lo que denominamos pasiones viciosas.

Me explicaré mejor, para aclarar nuestro planteamiento, un vicio es el hábito de contentar nuestros deseos, hábito que pervierte los instintos y trae la desesperación si no se satisfacen, creo que este concepto de vicio es fácil de digerir.

Ahora bien existen pasiones obsesivas que por su grado de intensidad se pueden convertir en Pasiones Viciosas, transformando algo noble, bonito, de rasgos superlativamente hermosos, en ideas avasallantes que ocupan profundamente los pensamientos y toda la energía de la persona. Este tipo de pasiones, conducen a la persona a que enfoque todas sus acciones en la consecución de aquello que le obsesiona, sin que al obtenerlo se vea libre de esa obsesión, muy por el contrario, le impulsa es a continuar con la mente fija en la acción encaminada a retener lo alcanzado.

Las más grandes de las pasiones viciosas que suelen obsesionar a las personas son: La pasión por el poder, la pasión por el dinero y la pasión por el amor.

La pasión viciosa por el poder, lleva al individuo a tratar de obtener el dominio sobre otros al precio que sea y a retenerlo cueste lo que cueste.

La pasión viciosa por el dinero lleva a acciones a más largo plazo, pero igual que en la del poder, se hace lo que sea para obtenerlo, aun cuando la meta esté lejana, atropellando a todo aquel que se interponga a su paso, que estorbe o amenace a la consecución de la meta.

La pasión viciosa por el amor es también destructiva, a veces resulta mortal. La pasión viciosa por el amor, es violenta, posee muchos elementos sexuales y pocos de verdadero amor. Se instala en los dos componentes de una pareja, pero regularmente es más violenta y devastadora en uno de ellos, provocando sentimientos y comportamientos de otras pasiones, como celos, inseguridad, ansiedad, angustia, desesperación, temor, miedo, necesidades incontroladas de vigilar al otro, tratar de dominarle sus gustos, opiniones, hábitos, etc.

Quiero aclarar que nuestro planteamiento no tiene ni la más mínima intención de expresar u opinar que la pasión es mala, de hecho la pasión no es ni buena ni mala. La pasión es una herramienta poderosa tanto para la construcción y/o la destrucción, todo dependerá de cómo aprenda a usarse.

En el mundo del emprendimiento existen algunos expositores que afirman, que la única condición necesaria para hacer que dicho emprendimiento funcione y tenga éxito, es que lo que hacemos nos apasione. Ufffff!!!

No quiero parecer irreverente, sin embargo debo decir con todo respeto, que no estoy de acuerdo con este planteamiento, ya que desde nuestra experiencia, hemos podido evaluar a muchos emprendedores apasionados con sus proyectos, que de igual forma, llevaron a sus emprendimientos a un estrepitoso fracaso.

¿La razón? Muy simple la pasión por el oficio y/o proyecto no debe transformarse en una pasión viciosa (es decir lo único importante e indispensable), porque eso crearía un sesgo y falta de claridad sobre lo que tenemos que hacer para que prospere nuestro proyecto, convirtiéndolo en un hobby y trayendo como consecuencia, ceguera empresarial ante los básicos de un emprendimiento.

Si vas a empezar un negocio, lo primero que tienes que hacer es sentir pasión, por supuesto, pero no por lo que vas a hacer, sino por lo que puedes lograr con ese proyecto empresarial.

Cuando la pasión por un proyecto es ciega y te dice por ejemplo: “Haz esto, que es lo que te gusta. Y sólo basta que te guste para triunfar”, ojo es momento de una profunda introspección.

Cuando la pasión te dice por ejemplo: “Desarrollar este proyecto de negocio me va a permitir ser independiente económicamente y conseguir irme de vacaciones con mi familia. O me va a permitir conseguir más horas al día para hacer lo que deseo, disfrutar de mi familia, viajar por el mundo o ayudar a otros, etc., es cuando esta se convierte en una pasión constructora”.

Espero que no confundamos este planteamiento, porque lo hago exclusivamente desde el punto de vista empresarial. Todo lo que sea creativo, todo lo que sea deporte, todo lo que sea hobby, evidentemente, tiene que tener una pasión interna, profunda y muy rara vez, ésta muta a una pasión viciosa.

Pongamos los pies sobre la tierra y entendamos que un negocio lo que tiene que hacer es suplir una demanda, ayudar o prestar servicio a alguien. De nada sirve que porque a ti te guste mucho el café, abras una cafetería al lado de otra cafetería, que tiene un mejor local e imagen, que tiene 20 años de servicio hacia un público cautivo y fiel, que los camareros son atentos y graciosos, y que encima para completar, el café que tienen es mucho mejor que el tuyo. Lo siento eso no es pasión, es ceguera caprichosa. ¿Qué va a pasar? Pues por culpa de esa pasión mal concebida, vas a tener un rotundo y manifiesto fracaso.

A nosotros nos fascina el Network Marketing, pues gracias a él, nos podemos dedicar a nuestros hobbies. Pero ¿por qué? porque en el momento que empezamos este proyecto, teníamos claro lo que obtendríamos como producto de apasionarnos con él.

Lo que necesitábamos en el momento que empezamos a desarrollar el Network Marketing era más tiempo, producto de un dinero que se generaría por el trabajo bien elaborado una sola vez (Ingresos residuales).

El Network Marketing nos apasiona porque ayudamos y apoyamos a muchas personas a generar riqueza integral, sin embargo nuestra pasión no nos puede tapar los ojos, ya que esto al fin y al cabo sigue siendo un negocio para generar riquezas.

Msc. Jesús Soto Consultor – Director e-mail: jesussoto@zomoz360.com twitter: @jvsotom Facebook: Mars 360consultores


 

Jesús Soto

Consultor Director de Mars 360° Consultores C.A, Licenciado en Ciencia & Artes Navales (Mención Administración y procesos Logísticos), Abogado, Conferencista, Life Coach, Especialista en Planificación & Métodos, experto en Programación Neurolingüística PNL , Liderazgo y Gerencia del Capital Humano.

Sobre Nosotros

MARS 360º CONSULTORES es una empresa de consultoría estratégica gerencial y ejecución de proyectos. Nacimos con el propósito de estimular, inspirar y promover iniciativas en su negocio que lo eleven a un nivel superior de desempeño.

Integramos una solución completa, liberándolo de tener que atender múltiples proveedores, pero permitiéndole seguir cada latido de su proyecto en cualquier momento y lugar.

Síganos