Artículos

Pellentesque habitant morbi tristique senectus et netus et malesuada

"El Resentimiento Social (viejo y nuevo), nefasto para el futuro de un País"

    Para poder hablar de resentimiento social es imperioso conocer ciertos capítulos de la historia mundial; para ello habría que adentrarse en el complicado análisis de los movimientos reivindicatorios sociales de la historia de la humanidad, y además, percibir de cerca este sentimiento.

 


    Todo este análisis y estudio me ha proporcionado los cimientos para la formulación de este artículo, el cual podría a nuestro amigo lector, crearle un sentimiento de contrariedad o aprobación, todo dependerá del lado en que se encuentren sus paradigmas.



    Para comenzar a navegar por este mar tempestuoso, debo aclarar ciertos conceptos que muchos le damos a la definición de Resentimiento Social, entre los más usados tenemos: 


-    Sentir hostilidad contra una persona o un grupo que consideras que te ha tratado mal.
-    Incapacidad para perdonar, dejar pasar y olvidar.
-    Dolor emocional no resuelto, que sientes cuando no logras aceptar una pérdida.
-    El rencor hacia una persona o grupo, que consideras te han impedido lograr ciertas cosas.



   Estos conceptos manejados por más del 90% de las personas a nivel mundial, combinados con hechos y/o movimientos políticos-sociales reivindicatorios a nivel global, hacen posible que este servidor, redacte ciertas reflexiones y plantee recomendaciones, para poder reducir considerablemente, el porcentaje de personas que padecen este Resentimiento Social.



   La historia universal está plagada de personajes, héroes y eruditos, que de una u otra forma, lideraron el Resentimiento Social para lograr reivindicaciones de algún tipo, muy reconocidos aquellos que lideraron este resentimiento para lograr la igualdad entre razas; otros de gran importancia reconocidos por la historia, son aquellos que lucharon por lograr derecho y reivindicaciones laborales; y también existen aquellos justicieros, que lograron de alguna manera algún benéfico o espacio para aquellos denominados: pobres (Poseedores de menor riquezas materiales).



    Todas estas historias están plagadas de eventos y parajes inundados de gran lucha, sacrificio y esfuerzo para la consecución de estos logros, la pregunta que obligatoriamente debemos formularnos es: ¿Por qué hoy por hoy, siguen existiendo estos personajes que luchan por las mismas razones­?



   Y respondiendo a esta pregunta es que comenzamos a tener controversias y diferencias irreconciliables. Algunos responden alegando que éstos líderes siguen luchando, porque aún existen enormes niveles de desigualdad e injusticias en el mundo.



    Otros responden con mucha propiedad, que esto es una quimera, ya que estas desigualdades son producto de la existencia de personas que no luchan y que no tienen espíritu de superación y, que la solución a este dilema, es enseñarles a estas personas que todo se logra con esfuerzo.



    De verdad que este artículo no fue elaborado para dirimir sobre estas dos posiciones, lo que busca es revelar una realidad inobjetable, la cual surge como consecuencia de éstas dos posiciones de pensamiento, la cual no es otra  que el resentimiento social.



    El Resentimiento Social surge básicamente por esta discrepancia de criterio, unos pensando que su vida es la consecuencia de sus esfuerzos de lucha académica, de trabajo y de crecimiento personal; y otros que piensan, que por mucho que se esfuercen y traten de luchar, el sistema está creado para favorecer solo a un grupo minoritario, por lo cual ellos siempre estarán excluidos.



    Usted seguro tendrá su criterio y se lo respeto, pero lo que es un punto de encuentro entre todos, es que el Resentimiento Social existe y existirá en todas las sociedades del mundo.



    Lo realmente paradójico, es que los políticos modernos utilizan este resentimiento, para apalancar sus proyectos políticos para sus países, algunos generando a través de su discurso y acciones esperanzas colectivas.



    Lo que no se tiene en cuenta a la hora de elaborar estos proyectos políticos reivindicatorios, es que siempre algún sector de la sociedad se sentirá excluido y esto generará Resentimiento Social.



    En Venezuela (mi país) por ejemplo, durante la época de la democracia, en sus inicios post dictadura, el discurso político era el de libertad e igualdad para todos, por supuesto, esta libertad e igualdad fueron utópicas, ya que las políticas públicas generaron un enorme abismo entre las clases sociales, generando una mayoría excluida que durante 40 años fueron madurando su Resentimiento Social, sin que éste tuviera notoriedad colectiva (pero estaba allí incubándose).



    Luego en el año 1992, irrumpió en la palestra nacional (en forma violenta), un movimiento castrense que despertó, detonó o sirvió de catalizador para el despertar público de este resentimiento, incubado durante 40 años.



   En la actualidad como consecuencia de estas nuevas políticas públicas (Supuestamente reivindicatorias, lo dejo a su criterio), se ha generado un nuevo Resentimiento Social, dirigido hacia las clases media y alta de la sociedad venezolana.



    Esto puede sonar absurdo y contrario, a lo que conocemos históricamente como el Resentimiento Social, y por ende quien lo padecía.



     Pero en Venezuela desde hace ya más de 10 años, se está incubando un profundo Resentimiento Social, en aquellos sectores de clase media y alta, cuya principal causa, es la de sentirse excluidos de las políticas públicas del gobierno.



    Puede sonar gracioso y fuera de contexto real, pero créanme que si este sentimiento no se canaliza o lideriza en forma constructiva, en un tiempo impredecible, puede haber un nuevo estallido social en nuestro país o inclusive una guerra civil.



    Algunos indicadores daban cuenta de la posibilidad de un estallido público de ese Resentimiento Social antes del año 2000, y efectivamente éste ocurrió en el año 1989, con los movimientos anárquicos sucedidos en el coloquialmente denominado “Caracazo”. En la actualidad ya hay indicadores que revelan que este Resentimiento Social incubado en más del 40% de la sociedad venezolana, va calentándose poco a poco, dentro de una olla de presión sin válvula de escape, y en un polo de la sociedad cada vez más creciente.



     Si a todo esto, le agregamos los ingredientes que los actores políticos venezolanos le suman a este resentimiento, podemos claramente evidenciar que se está liderando en forma errónea, el viejo y nuevo Resentimiento Social en Venezuela.



   Los líderes del viejo Resentimiento Social azuzan a sus seguidores con el decadente discurso reivindicatorio de los años 60 y 70, además de añadir el sarcasmo, la sátira y la burla exprofesa, en contra de aquellos que padecen el nuevo Resentimiento Social, enervando aún más a este sector de la sociedad.



    Los líderes de ese nuevo Resentimiento Social (si es que este sector tiene un liderazgo, lo dejo a su criterio), utilizan descalificaciones constantes hacia los líderes del viejo Resentimiento Social; provocando rechazo y discriminación, hacia aquellos que se sienten identificados en el grupo del viejo Resentimiento Social.



    Para finalizar, recomiendo como válvula de escape a estos sectores (viejos y nuevos), que sus líderes busquen:



  • En primer lugar, los puntos que ambos tienen en común, planteando un diálogo de entendimiento sobre estos aspectos para alcanzar un consenso; así, seguramente el diálogo para la construcción de un país mejor, será más sencillo. Este diálogo debe basarse en el respeto y reconocimiento del contrario, así como lo efectuó el señor Mandela en su proyecto de unificación de país.

  • En segundo lugar, recomiendo aplicar la empatía para poder llegar a decisiones, que produzcan la mayor suma de bienestar colectivo (La mayoría absoluta).


 


    Igualmente evitemos las descalificaciones y burlas al contrario, ya que esta praxis, solo logra aumentar el resentimiento ya expuesto. Este flagelo se está usando de una manera desmesurada, inclusive por las redes sociales, alimentando este sentimiento de desprecio y rechazo hacia el contrario.



     Por último, no me resta más que pedirle a usted estimado lector, que use su sentido común y la reflexión ante este aporte a nuestra sociedad, ya que si usted cambia aunque sea un 1% con este planteamiento, en algo hemos contribuido para el rescate de nuestra sociedad hacia caminos de unión y bienestar colectivo.

Msc. Jesús Soto
Consultor Director
Twitter: @360mars -@jvsotom
Facebook: Mars 360consultores
Web: www.zomoz360.com


 

Jesús Soto

Consultor Director de MARS 360° CONSULTORES, C.A. Director del Eje de Capital Humano. Capacitador y Consultor Especialista en las áreas de Capital Humano, Liderazgo y Gerencia. Miembro Honorario de la Revista "360° de Visión Empresarial".

Sobre Nosotros

MARS 360º CONSULTORES es una empresa de consultoría estratégica gerencial y ejecución de proyectos. Nacimos con el propósito de estimular, inspirar y promover iniciativas en su negocio que lo eleven a un nivel superior de desempeño.

Integramos una solución completa, liberándolo de tener que atender múltiples proveedores, pero permitiéndole seguir cada latido de su proyecto en cualquier momento y lugar.

Address

Twitter, Inc.
795 Folsom Ave, Suite 600
San Francisco, CA 94107
P: (123) 456-7890

Newsletter